“Esto de la música es como un regalo de Dios”: Ismael Vidal

“Esto de la música es como un regalo de Dios”: Ismael Vidal

En este 2017 cumple 40 años como músico y sigue vigente, toca restaurante Giuzeppis y el Praga Café de la Revolución

Raúl García Salguero

Tijuana.- “Esto de la música es como un regalo de Dios”, comenta Ismael Vidal de la banda Pachuco Blues en una entrevista para resaltar que en este 2017 cumple 40 años como músico y sigue vigente, actualmente realiza presentaciones en el restaurante Giuzeppis y el Praga Café, ambos en la avenida Revolución que le trae muchos recuerdos.

Con gratitud expresa que le sale mucho trabajo y que parte de lo que disfruta es participar en eventos de beneficiencia y recuerda que él nació y creció en la Colonia Independencia, a los 14 años ya tocaba la guitarra y a los 17 tocó en su primer grupo.

Indica que ha compartido con artistas como los Apson, Javier Batiz, Moon Light y en varios festivales de blues, orgulloso refiere que durante 6 años ha participado en Tijuana Jazz & Blues Festival y también recientemente en las tardes de la UABC, en el andador del campus del Sauzal, en el Ceart de Ensenada y en toda la Baja California.

Al platicar sobre su carrera, sin alardes, comenta “me siento bendecido, con mucha armonía, la música te lleva a otros niveles de consciencia, recuerdos con piezas que he tocado por años y me recuerda eventos. He sido muy afortunado en seguir en esto porque muchos compañeros músicos ya no pueden tocar, están demasiado grandes, se casaron, unos se han muerto, muchos compañeros que estuvieron tocando conmigo en las bandas ya fallecieron”.

¿A 40 años quién ha sido importante para ti en la música?

Para mí ha sido Erick Clapton, Steve Ray Von, James Oliver, han sido mis influencias dentro del blues, en mis inicios tocaba música de los 50s, oldies but goodies, Little Richard, Chat Berry, pero ya en el 93 decidí cambiar de giro porque se estancaba el movimiento musical, entonces, no podías tocar en ningún otro lugar, en las tardeadas, en los eventos cuando participábamos de Moonlight, Los Solitarios, Los Corazones Solitarios, Los Epson.

Entonces bien encajonados ahí, pero en el género del rock clásico y el blues nos expandimos y empezamos a ir a otros lugares diferentes, a festivales en donde nunca antes habíamos participado. Yo siempre fui muy diferente porque una de mis influencias más importantes es mi hermano Guillermo Dueñas, es un músico de aquí de los 60s, ya no se encuentra aquí en Tijuana, vive en Playas del Carmen en Quintana Roo. Él me enseñó algo que me dijo: “tú podrás tocar cualquier pieza y lo puedes hacer fidedignamente, pero si le agregas tus diez centavitos a la pieza esa la puedes hacer tuya con tu propio tributo a esa pieza, como tantos otros músicos lo hacen”.

Yo tocaba las piezas pero no agregaba mis diez centavos entonces, empecé a agarrar ese estilo y nos comenzamos a diferenciar con todos los demás, entonces, como en ese tipo de movimientos casi nadie requinteaba, sino hacía pura armonía con los metales, el teclado, con el cantante.

Ahora predomina mucho la guitarra, el requinteo y ahora cada vez que participo en ciertos festivales tengo invitados, una sección de metales, 3 piezas, en otras el teclado, invito por ejemplo al niño estudillo, un buen músico de aquí de Tijuana, Charlie Chávez en percusión.

Tengo tres álbumes grabados, CDs, ya voy a meterme a grabar nuevamente, entonces, pues he sido muy afortunado por tanto tiempo tocando y tener la aceptación del público, tenemos mucho trabajo, gracias a Dios, me gusta participar en eventos para beneficencia; por ejemplo para el aniversario de Tijuana, voy y contribuyo, ir a tocar a un asilo, a centros de rehabilitación; entonces cuando haces las cosas de buena voluntad y sin esperar nada a cambio, Dios bendice, no nos ha faltado el trabajo.

Sobre la 4 décadas relata: Fíjate que en los 90s, bueno como en el 2004, no había nada aquí en la Revolución de música en vivo, no había, nosotros éramos los únicos tocando aquí en la Revolución y gratis y poco a poco se empezó a dar ese nuevo vuelo en la Revolución, ahora, en todos los lugares hay grupos en vivo cuando antes ya habían desaparecido, puras discotecas, kareokes y eso.

Estuvimos tocando afuera del Foro por tres años, sábado y domingo ahí afuera en la terraza, tocábamos aquí afuera del restaurante en la terracita, la gente se sentaba ahí enfrente, y así empezó, fuimos los primeros en volver a abrir en la Revolución la música en vivo. De aquí nos salían trabajos para tocar en particular, ahora el trabajo es tanto que ya dejamos ahí.