Mover a México. Siglo XXI

Mover a México. Siglo XXI

Por: Wilfrido Ruiz Sainz

La Migración: “Un Fenómeno Descomunal”

La Migración representa un reto para México. Actualmente, México está resintiendo, experimentando y sufriendo los embates de un fenómeno migratorio descomunal, complicado y controvertido, proveniente de los países hermanos de Centro América. La migración consiste en el desplazamiento de personas de un país a otro con fines de radicar en el país receptor.  Desde el año 2002,  las corrientes migratorias sobrepasan los 257 millones de desplazados de su país de origen de acuerdo con un estudio de la Organización de Naciones Unidas, emitido en 2017. En verdad, una cifra pavorosa y alarmante, que nos debe prevenir sobre las graves condiciones económicas y sociales que se viven diariamente a nivel global. Los continuos flujos humanos salen de su país de origen en calidad de demandantes de asilo y refugio. La ola migratoria es constante y se debe fundamentalmente a varios factores, entre ellos, la violencia,  la criminalidad, la falta de empleo, la falta de oportunidades económicas, la falta de educación y  la pobreza en grado extremo. Sin embargo, el mayor energético que mueve al ser humano, es el hambre.

Al respecto, la Real Academia de la Lengua Española, define la migración como la “acción y efecto de pasar de un país a otro para establecerse”. En el caso que nos ocupa, el fenómeno de la migración masiva, que proviene del exterior, en éste caso de Centroamérica, podría afectar la estabilidad de México, ya que tenemos 58 millones de mexicanos pobres. Los miles de migrantes han ingresado a México, al amparo de los derechos humanos y arropados por el derecho de libre tránsito de las personas. No obstante, el ingreso se ha realizado de manera irregular y violenta.  Se han infringido las disposiciones legales. Se han incumplido las condiciones y requisitos mínimos jurídicos, que establece la legislación secundaria, esto es, existen restricciones contempladas en materia migratoria y que la autoridad administrativa está obligada a imponer. El Artículo 11 de la Constitución Federal establece en su parte relativa: “Toda persona tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvoconducto… El ejercicio de este derecho está subordinado a las facultades de la autoridad administrativa en lo que toca a las limitaciones que impongan las leyes sobre emigración, inmigración…”

Por otra parte, el Artículo 1º.del Código Político, reza en su parte medular: “En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución”. El problema no es el desconocimiento de los derechos humanos, sino que todos los mexicanos y extranjeros, debemos cumplir con la ley.  El problema es que el Gobierno de la República, fue complaciente al tolerar el ingreso masivo de migrantes sin control. Para para afrontar la crisis migratoria se debe invocar el  Fondo para Desastres Naturales y en el presente caso, para tratarse de una emergencia humanitaria. Con ello, se podría atenuar la crisis migratoria v.gr. proveer alojamiento, alimentación, seguridad, atención médica y en su caso, otorgar refugio con perspectiva de empleo. Las entidades federativas y los ayuntamientos se encuentran copados y rebasados para atender satisfactoriamente las necesidades de los migrantes. Sin duda, me parece que el Gobierno de la República se mostró apático y negligente. La presencia forzada de migrantes en la región podría  rebasar los 6 meses y representa un reto para Tijuana, para Baja California y para México!