Hoy te voy a contar…

Hoy te voy a contar…

pan

 

 

 

26 años, parece que no son nada

 

Raúl García Salguero

 

Aunque no me lo creas, pero hace 26 años el Partido Acción Nacional (PAN) obtuvo por primera vez una gubernatura en México, en 1989, después de 60 años de Gobiernos de extracción priista; fue con Ernesto Ruffo Appel con el que iniciaron en Baja California los triunfos significativos que les llevaron en el 2000 a la Presidencia de México, y mientras a nivel nacional tocan fondo, pierden credibilidad y electores, en esta entidad han ganado con “carro completo” todos los distritos federales, como no ocurría desde los años ochenta.

Baja California es el Estado que desde que ganaron no lo han perdido, por los que suman ya el triunfo de cinco elecciones en fila, y para recordar esa fecha histórica, Claudia Zamora, vocera del PAN municipal, difundió un comunicado del presidente del Comité Directivo Municipal del PAN en Tijuana, Raúl Felipe Luévano Ruiz.

El dirigente resalta que Baja California siempre ha sido ejemplo de democracia, y esto queda demostrado en los 26 años ininterrumpidos de Gobiernos panistas, que fueron elegidos de manera transparente por los ciudadanos, y que el 2 de julio es una fecha muy representativa para su partido político, puesto que ese mismo día, pero del año 2000, Vicente Fox Quezada gana la Presidencia de la República, asimismo, Felipe Calderón en el 2006.

A la distancia, también hay que señalar que el PAN está demasiado desgastado, pues en doce años ganaron y perdieron la Presidencia de la República, porque el poder los dividió en mil pedazos, aunque en Baja California entregaron buenas cuentas al ganar ocho diputaciones y tres plurinominales.

Baja California, junto con Querétaro y Baja California Sur, fue la excepción en la jornada del 7 de junio, ya que las demás entidades de la nación no obtuvieron número para presumir; y les diré que apenas el domingo pasado, el primer gobernador panista, Ernesto Ruffo, estuvo en el 20 aniversario de la municipalización de Playas de Rosarito.

Al final el evento, donde el alcalde Silvano Abarca le entregó un reconocimiento, lo entrevista para conocer su opinión sobre la situación nacional del PAN y precisó que actualmente tiene mucho ex, pero en este organismo ya no ocupa ningún cargo partidista ni municipal, estatal o nacional.

En Baja California, su liderazgo está disminuido, se hace acompañar de Hernando Durán, su cercano colaborador; y aunque sigue empujando temas fronterizos desde el Senado, en la entidad ya le hacen poco caso, pero no hay que olvidar que cuando fue nominado al Senado, Ruffo Appel abrió heridas y recuerdos.

En 1989, Ernesto Ruffo Appel, con la “ruffomanía”, rompió la racha ganadora de gubernaturas que durante 60 años mantuvo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y si en esa época se le consideraba un carismático empresario, ahora brilla poco y no ha estado ajeno a las grillas y los conflictos.

Estudiosos de la política bajacaliforniana aseguran que no hubo ninguna derrota del PRI ni una victoria del PAN, fue la “entrega del poder”, el sacrificio de una candidata a gobernadora, ya que las altas esferas del poder y para legitimar la llegada al poder del entonces presidente Carlos Salinas, al PRI le ordenaron dejar en manos de Ruffo el Gobierno de la entidad.

Al ver el comunicado en mi correo, recordé algunas anécdotas de Colila Eguía, en su libro “La Entrega del Poder” deja claro que por voz de la candidata, supo que la derrota fue inducida desde los más altos círculos del poder en México.

En versiones por separado, el periodista del periódico La Jornada, Miguel Ángel Rivera, autor de la sabrosa columna Clase Política, platicó en una reunión del Grupo Reyes Heroles de Tijuana, que en 1989, la misma noche de la elección, el presidente del PRI, Luis Donaldo Colosio, le aseguró que el PRI había ganado, dos días después convocó para aceptar en rueda de prensa que la ventaja del PAN era irreversible.

Hace más de diez años que Colila me regaló ese libro, yo, en 1989, aún vivía en Michoacán, y no me tocó ver en campaña a Ruffo Appel, pero por televisión recuerdo la imagen cuando asumió la gubernatura, aún no estaba en mi mente esta ciudad fronteriza, a la que llegué por una semana en 1991, y desde entonces por acá radico.

En su libro “La Entrega del Poder”, Colila realiza una especie de homenaje a la destacada política mexicalense, Margarita Ortega Villa, quien a su juicio fue “sacrificada” por el sistema político mexicano para dar paso a la alternancia en el ejercicio de Gobierno en México.

En varias ocasiones hemos platicado “face to face” sobre el libro con Colila, y me recrea con mente fotográfica que Margarita Ortega fue una mujer fuera de serie, de una brillante trayectoria política y en el servicio de la administración pública.

La abogada Ortega Villa llegó a la diputación local a los 23 años, y poco más de un año después, fue presidenta del Congreso local. Después de ocupar otras posiciones de Gobierno, también fue diputada federal y antes de ser lanzada como candidata a la gubernatura, se desempeñaba como Senadora de la República.

Ruffo Appel le ganó la gubernatura a Ortega Villa, y cuando le pregunte al exgobernador y ahora senador que si su caso fue parecido al de “El Bronco” en Nuevo León, dijo que efectivamente tienen muchas similitudes; en fin, 26 años no son nada. Ganó Ruffo o perdió el PRI.

Lo cierto es que en Baja California los procesos electorales no se parecen a los del interior del país, vea lo que ocurrió el pasado 7 de junio.

Por hoy, ya les conté, pásela bien, y si me leyó, muchas gracias.

Leave a Reply