Giants, ¡favoritos!

Giants, ¡favoritos!

  • Al Bat
  • Por Jesús Alberto Rubio.
Gigantes Para la alegría y regocijo de sus seguidores: la experiencia del mánager Bruce Bochy y en general el equipo, los Gigantes de SF están siendo marcados favoritos ante los Reales de KC.
Claro, no hay que descartar ese ímpetu de la realeza y su racha de postemporada (ocho triunfos seguidos) en donde incluso todo le sale bien en el momento menos esperado, con reacciones victoriosas que hacen saltar la expresión de ¡quiúbole!
Además, tienen un bullpen muy confiable, al que ya denominan “Monstruo de tres cabezas” integrado por Kevin Herrera, Wade Davis y Greg Holland y una alineación que no intimida, pero cómo hace daño, algo que tampoco extraña en los San Francisco Giants, de modo que es de esperarse una serie de mírame y no me toques, llena de dramatismo.
¿Se imagina una serie mundial de siete juegos…?
Sería el acabose, ¿no?
Abreu y DeGrom
Mire, para la revista Sporting News el cubano José Abreu y el pitcher Jacob DeGrom, fueron los Novatos del Año en las ligas Americana y Nacional, respectivamente.
En el caso de Abreu, era de esperarse: sus registros como White Sox lo dicen todo: .317, 36 jonrones, 35 dobles y 107 CP. Suficiente.
El gran antillano superó, pero fácil, a los pitchers Matt Shoemaker (Anaheim); Dellin Betances y Masahiro Tanaka (NYY) y a su  compañero Marcus Semien.
Además, sus 36 obuses establecieron un récord en la franquicia para un novato, rompiendo la de 35 que impuso el ex Naranjero Ron Kittle, en 1983.
Por su parte, Jacob deGrom –abridor de los Mets–  tuvo 9-6,  2.69 y 144 K (promedió 9.2 por cada 9 entradas).
El diestro superó a Billy Hamilton de los Rojos, Kolten Wong, Cardenales, Joe Panik, Gigantes, y  (Ender Inciarte, de los D-backs.
RealesMUSEO DE LIGAS NEGRAS
Pero, anote esto que sigue: Cuando se habla de béisbol y la ciudad de Kansas City, hay un aspecto histórico que jamás se puede borrar: Las Ligas Negras del béisbol de Estados Unidos.
Sobre el tema de las Ligas Negras ya he escrito múltiples ocasiones; fueron los circuitos de los jugadores afroamericanos antes de que se les permitiera jugar en Grandes Ligas a partir de 1947 con el debut de Jackie Robinson.
Su historia es fascinante, pero obviamente no se puede dejar de un lado la lucha incesante de los peloteros “de color”  tratando en aquella época de desterrar de la pelota profesional de las humillaciones, segregación y agresiones de que fueron objeto desde el siglo 19 hasta mediados del 20.
Así es: grandes estrellas de insuperable calidad, fuesen de origen latino o norteamericano, quienes eran relegadas por el color más opaco de su piel, negándoseles el derecho de competir al lado de las figuras “blancas”.
Volviendo a Kansas City:
Fue en 1920 cuando las Ligas Negras trascendieron en KC a través de íconos como James “Cool Papa” Bell, Josh Gibson, Satchel Paige y el cubano Orestes “Minnie” Miñoso—entre muchos otros— que brillaron en dichos circuitos mientras se les prohibía ser incluidos en las Grandes Ligas por cuestiones de racismo.
Los Monarcas de Kansas City fueron un pilar de las Ligas Negras entre 1920 y la década de los 60, ganando ¡13 títulos de su liga y dos Series Mundiales de Ligas Negras!
Formaron toda una dinastía en sus primeros años gracias en parte a los aportes del lanzador cubano José Méndez, “El Diamante Negro”, quien fungió como jugador-manager del equipo.
Entre los futuros ligamayoristas que estuvieron en un momento u otro en sus filas se encuentran Paige, Robinson, Ernie Banks y Elston Howard.
Por ello, no extraña que con esa riqueza de historia, la ciudad de Kansas City es sede del Museo de Béisbol de las Ligas Negras.
En el ES
La tarde-noche del pasado domingo volvimos a disfrutar en grande la estancia en el Estadio Sonora; esta vez, acompañado del ingeniero Juan Antonio Jasso, del colega veracruzano (Coatzacoalcos) Héctor Zaragoza López, Oscar Burruel y el doctor en física de nuestra alma mater –además de orgullo empalmense– Roberto Pedro Duarte Zamorano.
En plena convivencia Oscar Burruel frente al terreno de juego y a un ladeo del dogout visitante, sacó a colación que en la historia de la LMP se han visto tres juegos perfectos. Primero Vicente Romo en 1971, luego (1971) Jesús “Chuy” Moreno (1989) y finalmente Joakim Soria, en el 2006.
También, instantes previos al inicio de las hostilidades tuvimos oportunidad de saludar a Mike Brito, el eterno scout de Dodgers; a Derek Bryant y Betty su esposa; al gran  Jesse Castillo, ex Naranjero y ahora estelar jardinero de los Venados (batea 417); al padre de Miguel Ojeda, del mismo nombre, así como un primo hermano de Pepe Elguezábal y al  ingeniero Juan Valdez, de Mazatlán, entre otros buenos aficionados.
Pues ya se imaginará el ambiente.
Ah, además de admirar a las hermosas porristas de los Cardenales, de la NFL… de modo que usted dirá.
Bueno, debo señalar que el triunfo de los Venados (3-2) ratificó el por qué los Venados de Mazatlán están de líderes (6-2) en esta aún naciente temporada de la LMP, seguidos de los Charros de Jalisco (5-3).
Los Naranjeros están en el tercer lugar empatados con Cañeros, Águilas y Yaquis con un record de 4-4. Luego siguen Culiacán (3-5) y Navojoa (2-6).
REDESBEISBOL
De nuevo, Luis Eloy Ramírez Cabrera, apuntala su gran tema Buscando beisbol en Brasil. Más que interesante, verá:

Leave a Reply