En junio se analizará el TLC: Humberto  Jaramillo

En junio se analizará el TLC: Humberto Jaramillo

 

 

Raúl García Salguero

Tijuana.- En junio se va a revisar el Tratado de Libre Comercio (TLC) y ojalá que esto nos permita ponernos las pilas porque es una vergüenza que después de 50 años seguimos siendo un país maquilador, eso es una vergüenza, y en estos momentos necesitamos un gobierno fuerte para enfrentar las políticas del presidente Donald Trump.

Humberto Jaramillo, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tijuana (CCE) dijo lo anterior y señaló que en estos tiempos urge combatir de raíz la corrupción en todos los niveles y hablar de este problema en primera persona “y de no hacerlo así, la vamos a seguir fomentando”.

En la reunión semanal de la Agrupación Política de Baja California (APBC), que coordina Manuel Trasviña, dijo que por ser este grupo de notables políticos, como René Treviño, exalcalde de Tijuana que en lugar de hacer una exposición pidió intercambiar ideas.

Aclaró que cuando habla de la vergüenza de ser un país maquilador es porque como mexicanos no se ha aprovechado para ser un proveedor de esta industria y pensar en grande para crecer en el sector empresarial.

En interesante charla Jaramillo Rodríguez consideró que el Tratado de Libre Comercio será revisado y buscarán que sea más ventajosa para México y que las propuestas del nuevo presidente no se ven adecuadas desde el punto de vista económico.

Comentó que después de una “luna de miel” con los vecinos del norte, “con el TLC se abrieron muchas oportunidades de empleo. Viene un presidente y lo cuestiona; que nos van a quitar las inversiones. La verdad es que nosotros en los últimos años hemos generado tantos requisitos, y de las importaciones hemos hecho una captación de impuestos aunque sean temporales”.

“Sobre la propuestas de gravar con un impuesto de 2% para las remesas que envían los mexicanos a nuestro país, me preocupa poco, me preocupa el otro 98 por ciento. Las remeses superan los ingresos petroleros y terminan en una tienda de conveniencia para consumos de artículos del hogar y si regresan al migrante lo harán con una mano atrás y una adelante.

Dijo que ahora que amenazan que van a crecer las deportaciones, la mayoría de los gobernadores de Estados expulsores de migrantes se la pasan visitando a sus paisanos en Los Ángeles o Chicago para conseguir recursos y hacer obra pública en sus entidades.

Añadió que para ello “los migrantes se la parten trabajando y los deportados traen capacidad laboral, hacen cosas muy productivas. Cómo es que no aprovechamos ese conocimiento para prepararles un retorno exitoso y que no se esperan a que los echen. Eso de vivir en la angustia de no trasladarse libremente es una vergüenza”.