Habla William de su vida tras dejar de tomar alcohol

Habla William de su vida tras dejar de tomar alcohol

 

 

Pasó del sufrimiento alcohólico a la sobriedad y la psicología

 

Raúl García Salguero

Tijuana.- “Llegué a AA del sufrimiento, de haber perdido una familia, después de una depresión profunda, de no querer vivir, de estar pidiéndole a Dios que me quitara la vida y el tiempo me tenía todavía muchos cuestionamientos del trauma que viví”, comenta William G con 15 años sin beber, y actualmente director de una clínica psiquiátrica, doctor en Psicología y Alcohólico Anónimo que asegura que esta fraternidad es un mundo maravilloso, “cada vez aprendo más”.

Wiliam y Gonzalo N fueron los oradores de la reunión con que el Grupo Azteca cerró los trabajados del 31 Aniversario de su fundación en el Salón Obsidiana del hotel del mismo nombre, frente a la sede del grupo que rentan fue aperturada, y en entrevista recuerda su llegada a AA y su decisión de estudiar psicología.

“Después que dejé de beber me surgen otros cuestionamientos del por qué yo era alcohólico, mi padre alcohólico y mi madre bien neurótica entonces yo creo que entré al campo de la psicología para querer entenderme a mí y sanarme a mí y lo que me encontré fue algo mucho más valioso que la misma psicología, porque logré sanar esa relación que tenía equivocada y pude conocer a un poder superior que me brindó una nueva oportunidad”.

“El mejorar mi relación con dios me llevó a entender que no era solamente el identificar por qué me convertí en una persona autodestructiva y perdonarme y perdonar a toda esa gente que me había hecho daño y reconciliarme con ese pasado, pero lo que encontré más allá fue esa espiritualidad que me ha permitido tener cierta evolución y que ha sido una herramienta para crecer como ser humano y que estoy utilizando en la parte de la psicología”.

Trata de explicar aún más esta ventaja en el terreno profesional: “Tal vez otros colegas lo único que conocen es la ciencia, la teoría psicológica pero no saben que la misma ciencia fue creada por Dios, entonces, ese es un elemento que me ha ayudado en mi depresión”.

“Si es profunda, de que se quiere suicidar de que ha vivido una violación física, un abuso sexual físico, o psicológico, yo le puedo decir con mucha honestidad que yo entiendo perfectamente porque yo ya he estado ahí y sé exactamente cómo salir de ese disturbio, entonces, no es solamente una teoría, es una realidad que ya no quiero suicidarme que me encanta la vida y que estoy luchando por mejorar esa relación con Dios que me permite ya no tener miedo”.

“Creo que mi problema esencial y el problema de cada ser humano es un vacío existencial que tiene mucho miedo a la muerte y mucho miedo a la vida y no sabemos cómo manejar emociones y sentimientos entonces cuando comienzo a crecer y a mejorar esa relación con Dios se va el miedo porque sabes que hay alguien caminando a tu lado en todo momento”.

Hizo el viaje de Las Vegas a Tijuana por una sola charla y explica “solo fue una, yo ahora no vengo y participo por aplausos o por alimentar mi ego o popularidad, vengo por contribuir, por la gratitud, sí he aprendió en la vida y Dios me ha brindado la oportunidad de tener cierto estudio y de poder estar en una mejor situación emocional, entonces, el 12vo paso del programa de Alcohólicos Anónimos me lleva a que yo tengo que devolver lo que se me dio y solamente fue una plática, el tema fue ‘Una nueva oportunidad’”.

Al preguntarle: ¿pero desde Las Vegas por media hora? “sí, pero no es tanto esa media hora, es más valioso haber tenido la oportunidad de hablar con un par de personas que se me acercaron y haber tenido la oportunidad de alguna forma dar una sugerencia y ya no importa tanto cuánta gente hay sino dejarse guiar por ese poder superior.

“De aprovechar la oportunidad de dar una sugerencia a cualquier ser humano, de cualquier forma yo tengo amigos aquí y la paso muy bien y yo siento que en la medida en que yo pongo mi vida y mi voluntad al cuidado de Dios, él es el que me va guiando y me va dando la oportunidad de hacer viajes y de venir y seguir perteneciendo a este mundo maravilloso de alcohólicos anónimos.

“Yo creo que Dios te va utilizando, no es cuestión de aplausos, del ego, de quién cerró o de alguna personalidad, tal vez en su momento sí fue pero ahora es más de amor, de gratitud y sin importarme cuánta gente vino o si vino o si me gané el aplauso o si simplemente pude llegarle al corazón a un ser humano y le sirvió alguna palabra que dije entonces, estoy agradecido por eso”.

“Este mundo de Alcohólicos Anónimos es maravilloso, cada vez aprendo más y definitivamente en la fraternidad y el amor está la solución a cualquier problema humano y yo voy a seguir sirviéndole a Dios. En su momento quería morirme, quería suicidarme e intenté hacerlo, pero todo ese pasado contribuyó a hacer lo que soy el día de ahora”.

“Sigo en la lucha pero lo más hermoso es saber que llegué al lugar correcto y que ahora estoy todos los días pidiéndole a Dios que me ayude a hacer su voluntad, ya no mi voluntad sino la voluntad de él, así que cada participación para mí es un regalo. He reemplazado la droga y el alcohol por poder ayudar a otro ser humano desinteresadamente”, concluyó.