Despiden al angelito que murió al caer  en una alcantarilla de drenaje público

Despiden al angelito que murió al caer en una alcantarilla de drenaje público

a

 

 
Raúl García Salguero
Tijuana.- El cuerpo del menor  Iván Alexánder dentro de un ataúd blanco recorrió por última vez lo que fue su casa a las 10:54 horas del viernes 6 de febrero, de ahí partió a la Parroquia Conversión de San Pablo, familiares, amigos y vecinos  acudieron a la misa para despedir al angelito que murió al caer en una alcantarilla de drenaje público, hecho que conmovió a la ciudadanía de Tijuana.
El presbítero Francisco Javier Hernández Herrera recibió en la puerta de la iglesia al papá de Iván y un grupo de amigos que lo acompañaron y le ayudaron a cargar el ataúd del atrio al templo seguidos de vecinos que apoyados con un autobús de transporte público  acudieron a la iglesia y al Panteón Municipal Número 12
El sacerdote bendijo el ataúd y un coro de más de 15 religiosas  con música y canticos ofrecieron la celebración del adiós, y dolorosa e incomprensiva partida a un niño que murió sano y caminando.
Las últimas horas de Iván Alexander, antes de partir a la última morada, fueron un adiós doloroso, globos blancos en las esquinas o en manos de algunos infantes hacían juego con el ataúd colocado sobre la calle Río Tecate, de la colonia Patria Nueva , ahí habilitaron sanitarios portátiles porque de toda la ciudad llegaron personas a dar el pésame a la familia y acompañar al menor antes de ser sepultado.
El ataúd con coronas fúnebres  era observado por ojos de miradas tristes vidriosas, su abuela antes de que lo recogiera personal del DIF para llevarlo a la carroza se abraso al cajón donde estaba su nieto, lloró de manera inconsolable ante los mudos testigos que presenciaban el  sepelio de un inocente niño de tres años de edad que murió al caer a una alcantarilla de drenaje frente a su madre.
A la entrada de la calle  Río Tecate tres globos blancos recibían a los visitantes, cuadras debajo de la vialidad el escenario donde velaron al pequeño Alexander, en el lugar se habilitaron carpas y sanitarios portátiles, sobre una pared los últimos avisos en un cartel con letra a mano, detallaban sobre la despedida.
Uno colocado desde el jueves: “Para el día de mañana habrá transporte público para el panteón M. # 12 para el que guste acompañarnos, salida a las 10:30 muchas gracias”.
Otro cartel también con letras hecho a mano y colocado este mismo día: “Misa 11:00 am en el Convento”.
 Niños tristes, serios, sin su habitual gusto por el juego tenían en sus manos globos blancos, miraban junto con los  adultos presentes como entraba por última vez Iván Alexander a la que fue su casa y esperaron para verlo salir  y como era llevado a la carrosa rumbo a la iglesia del Convento  muy cerca del lugar.
A las 11:10 llegó la comitiva a la Parroquia Conversión de San Pablo Parroquia Conversión de San Pablo, edificación blanca que combinaba con el alud del mismo color, tras la bendición a la entrada del templo el presbítero Francisco Javier Hernández Herrera inició la celebración.
Con apoyo de 15 religiosas ofició la misa, a los familiares les hizo llegar un saludo del arzobispo Rafael Romo Muñoz “nos dijo a todos los sacerdotes que tengamos a este angelito en nuestras plegarias”  y explicó que es difícil estar preparados para la partida y más cuando es de un infante que no está enfermo”, explicó el sacerdote.
A las 11:52 había concluido la misa de cuerpo presente de Iván Alexander, amigos y familiares salieron al atrio y de ahí partieron al Panteón que se ubica en la Colonia El Niño, algunos llevaban en la mano globos blancos, otros rosas, todos la cara triste y la ciudadanía conmovida por este doloroso episodio, un accidente asociado al vandalismo y la complicidad de metalares que compran las tapas de alcantarillas para reciclarlas y ganar buenos pesos sin importar que los pozos se conviertan en trampas mortales.
b

Leave a Reply