Atiende Comisión de Agua 620 mil usuarios

Atiende Comisión de Agua 620 mil usuarios

aaj

 

 

 

 

503 mdp en recursos a CESPT en 10 años

 

Bajarían adeudos de Udis con la reestructuración del crédito japonés, indica el director de la para estatal, Alfonso Álvarez Juan

 

Raúl García Salguero

Tijuana.- Con la reestructuración del crédito japonés se puede lograr bajar el adeudo de Udis (Unidades de Inversión) a pesos, y en términos reales, significaría en los próximos diez años recursos por 503 millones de pesos para las paraestatales de Tijuana, Mexicali, y Ensenada, señaló el director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), Alfonso Álvarez Juan.

En la reunión del Foro Cívico Tijuanense (Fociti), que preside Wilfirdo Ruiz, el funcionario estatal hizo una extensa exposición de los logros que ha tenido la comisión desde que asumió la dirección hace más de quince meses, destacando que en Tijuana se sostiene el servicio de agua las 24 horas del día.

En una de las más nutridas reuniones del Fociti, en la que los asistentes rebasaron la capacidad del salón donde se realizan semanalmente los desayunos, Álvarez Juan dijo que actualmente tienen alrededor de 620 mil usuarios, que si lo traduces en seres humanos, estamos hablando de un millón 800 mil personas que reciben agua todos los días.

Indicó que “el reto es sostenerlo, mantenerlo de manera permanente, aunque tengamos fugas todos los días, como vieron el dato, son 4 millones de kilómetros de tubería en donde evidentemente debe haber algo que falle, y a pesar de ello, nosotros sostenemos el servicio de agua las 24 horas del día en promedio”.

Mencionó que trabaja sobre el fomento a la cultura del ahorro del agua y al pago del consumo en tiempo y formar para sanear las finanzas, asimismo verla como una empresa que compra y vende líquido, y buscar la eficiencia para que todos tengan un mejor servicio.

Indicó que “en promedio gastan 170 litros de agua cada uno de los ciudadanos, y a nivel nacional son 350 litros. Desde el 2002 se estableció un programa que se llama ‘Cultura del Agua’, nosotros creemos que eso ha sido uno de los factores para que la ciudadanía use menos agua. En el resto del país se utilizan 350 litros por persona, pero estamos comparando con zonas del país en donde hay mucha agua”.

Añadió: “Aquí hay una consciencia en la gente, sin embargo, no es suficiente, necesitamos impulsar todavía que no tiremos el agua en las calles, que el agua que utilizamos para lavar puede ser utilizada para el sanitario, la que se utiliza para trapear y lavar los platos puede ser utilizada para regar las plantas”.

Dijo que “tienen una mesa de trabajo establecida con la Conagua y las paraestatales del Estado, para determinar acciones que ya vienen publicadas en el decreto oficial que emitió el Gobierno federal y que  tienen que ver con programas de irrigación, de cuidar, de impulsar más que la gente ahorre agua. Todo lo que tenga que ver con el tema a nivel doméstico, industrial, comercial y Gobierno”.

De la instalación de reductores que les ha criticado el área de Derechos Humanos del Gobierno estatal, indicó que “este año hemos instalado aproximadamente unos 25 mil reductores, lo interesante de esto es que nosotros no nos dedicamos a instalar reductores, nuestro trabajo es llevarles agua a la gente, pero necesitamos que nos la paguen”.

En este sentido precisó: “Los reductores son uno de los instrumentos que permite la ley para que la gente pague, es poner el reductor, lo interesante de hacerlo es que la gente acude a pagar”, y dijo que no están para hacer eso, pero sí necesitan que paguen el servicio de agua.

Detalló que “lo que  hace el reductor es impulsar un sistema de cultura porque lo instalas una vez y la gente va y paga al mes siguiente. La Comisión de los Derechos Humanos ha estado con nosotros, ellos observaron en el laboratorio cómo funciona un reductor”.

“Se dieron cuenta cómo entra y sale agua por el reductor. Si puede haber lugares de la ciudad en donde la presión de agua no es suficiente y no sale nada de agua por el reductor, pero a esas personas les hemos recomendado que se acerquen con nosotros y los atendemos de manera específica”, añadió.

Agregó que para los que verdaderamente no tienen para pagar el agua, “les sugerimos que vayan con nosotros, existen programas de apoyo, hacer convenios hasta de tres años para que paguen, porque en realidad lo que necesitamos es que paguen el consumo”.

Destacó que los estados financieros contables que tienen que ver con un presupuesto de ingresos y de egresos, en ese sentido, “mientras nuestros ingresos permanezcan arriba de un 95% y los gastos estén controlados y buscando ahorros, pues podremos tener números positivos. Los números positivos comenzaron en 15 millones de pesos mensuales reflejados como utilidad en un estado financiero”.

El estudio de Anexa Miramar, donde hubo derrumbe de casas, agregó que “lo está realizando todavía el Cisese, ya haría entrega de ello, pero aún desconozco, deberían entregarlo a la mesa de trabajo del Gobierno municipal y del Estado, espero que lo hagan en las próximas semanas”.

De los costos del líquido, explicó: “El agua la traemos desde Mexicali, de Río Colorado, el costo de recibo de traerla en energía eléctrica en términos mensuales es de 70 millones de pesos, luego la tenemos que potabilizar y distribuir. Entonces, el metro cúbico de agua tiene un costo de 22 pesos en promedio, ya puesto en las viviendas”.

Precisó que “tenemos alrededor de 620 mil usuarios, que si lo traduces en seres humanos estamos hablando de un millón 800 mil personas que reciben agua todos los días, el reto es sostenerlo, mantenerlo de manera permanente, aunque tengamos fugas todos los días, como vieron el dato, son 4 millones de kilómetros de tubería en donde evidentemente debe haber algo que falle, y a pesar de ello, nosotros sostenemos el servicio de agua las 24 horas del día en promedio”.

Añadió: “Nosotros recibimos el suministro del Río Colorado, que le da agua a siete estados de Estados Unidos, a una parte de Sonora y a Baja California, la mayor cantidad, nosotros recibimos mil 850 millones de metros cúbicos de agua del Río Colorado en términos anuales, el 80% es para el Valle, la zona agrícola”.

Apuntó por último que en caso de que “si bajara el nivel del río y entrara en función la reducción de suministro de agua en manera proporcional a los siete estados, el área más afectada sería el área agrícola, en ese sentido ya tuvimos en mesa de trabajo y ya se están buscando mecanismos para empezar a ahorrar en el consumo del agua, antes de que suceda, y estar preparados”.

Leave a Reply