China desconfía de México

China desconfía de México

madruga

 

Cancelación de la licitación del tren ligero, que ganaron adecuadamente, generó un gran descontento, asegura Cónsul

Raúl García Salguero
Tijuana.- Los inversionistas de China siguen con poca confianza hacia México por la cancelación de la licitación del tren ligero a la empresa Railway Construction; la excesiva tramitología para otorgar visas afectan negativamente en el tema comercial y de turismo de ambos países, y se da en el momento que la inversión había crecido más tres mil por ciento en relación a 1972 en que inició la relación diplomática, registrando en el 2014 un total de 43 mil 450 millones de dólares.
Invitado especial a la sesión semanal del Grupo Madrugadores, H. Wang Jian, cónsul general de la República Popular de China en Tijuana, Baja California, mencionó que la cancelación de la licitación del tren ligero, que ganaron adecuadamente, generó un gran descontento y una pérdida de confianza que para recuperarla pasará mucho tiempo.
“Eso no ha pasado con otros presidentes, es una actitud proactiva, y también vino el Presidente chino porque la relación entre ambos países es estratégica, el tema ahora es cómo superar eso que generó el tren ligero, pero que se sabrá salvar la situación”.
Insistió en que la cancelación del proyecto de tren y el problema de visado sí han afectado negativamente para el flujo de inversiones, tanto como el flujo de las personas de turismo y de negocios, pero suavizó: “yo creo que problemas, obstáculos y retos siempre existen, no solamente entre China y México, existen entre China y otros países, eso es algo normal, el tema es cómo saber superar estos problemas y enfrentar estos retos inteligentemente, con visión larga y estratégica para salvar la situación, y promover nuestras relaciones que están en sus mejores momentos, pero todavía quedan espacios para mejorarlas”.
Estima que en Baja California viven entre ocho y nueve mil personas de origen chino, y que la principal actividad económica es la restaurantera.
Precisamente sobre el problema del restaurante chino en el que cocinaban perro dijo que “este episodio pasó hace meses, a nivel medios y a nivel gente, ya casi nadie habla de esto, pero la consecuencia económica todavía se siente, los dueños de los restaurantes todavía están viviendo momentos difíciles, no por la antipatía, sino por la consecuencia de ese episodio”.
“Algunos ya han recuperado su negocio en un 80%, otros todavía no. Por ejemplo, se ubica geográficamente su negocio un poco más retirado, su negocio está en un 50%, incluso hasta un 40%, pero la tendencia es que va recuperándose. Sobre los restaurantes cerrados, nosotros no hemos hecho un estudio directo, pero según la información que nos ha reportado la comunidad china, 30, incluso algunos dicen que 50 han cerrado”, detalló.
En cuanto al tema de visados dijo: “Sí, la verdad es que la complejidad y la exigencia es mucha en el momento de solicitar la visa por parte del Gobierno de México, es un factor de impedimento y han afectado primeramente a la gente de negocios, porque si soy un turista y se pone difícil, yo voy a Brasil o Chile o Colombia que dan mayor facilidad para solicitar la visa, es decir, tiene un abanico de opciones más grandes, pero si es un empresario, sobre todo aquellos que ya tienen sus empresas aquí, y por la necesidad de cambiar su personal, a su gente, entonces ese tema siempre es un rompecabezas para ellos”.
Continuó: “Los tiempos para tramitar las visas depende, podrían durar un mes, 40 o 50 días, dependiendo de cómo se proceda y la complejidad de los documentos. A veces solo falta un papel y entonces lo regresan y demora otro tiempo. Eso en términos reactivos sucede, pero en términos generales necesita más tiempo”.
De la inversión de China en esta región señaló que “la cifra exacta no la tengo, pero en esta región por lo menos tenemos cinco empresas chinas, tres de ellas de ensamblaje de televisor, una que produce los vidrios, panel de vidrio, y uno que produce telas, que está en Sonora, pero en Baja California, como empresas importantes tenemos tres”.
“Es difícil manejar cifras exactas, pero cuando yo llegué, la información anterior dijo que en Tijuana existían unos 400 restaurantes chinos, entre grandes y pequeños, y con el episodio de los perros, cerraron unos 50 o 40, otros lo transfirieron a otros dueños, ahora quedaron como 280 o 300. Unos cerraron, otros vendieron o transfirieron, etcétera, pero no hubo un estudio serio y exacto”.
Finalmente dijo que también hay comunidad china que se dedica a los negocios de mariscos, otros a la importación de materiales de construcción y de lámparas, “pero estos tienen un porcentaje muy pequeño”.

Leave a Reply