Derrocha  Di Blasio nostalgia, sentimiento y alegría

Derrocha Di Blasio nostalgia, sentimiento y alegría

Fue el invitado especial de Big Band Jazz de México en el Cecut

Regresó a Tijuana para interpretó al piano diferentes melodías como Corazón de Niño, y obras Juan Gabriel y José Alfredo Jiménez

 

 

Raúl García Salguero (Texto y foto)

Tijuana.-  Raúl Di Blasio como si tuviera un “Corazón de niño”  tocó el piano para que tijuaneneses coro le siguieran los acordes que magistralmente canciones como Costumbres y Amor Eterno puso sobre el escenario para  que  fueron de arrancar el acompañamiento de una  noche que transcurrió entre música y diálogos para interactuar con el respetable.

El pianista argentino fue el ingrediente que redondeo el concierto que ofrecieron a los tijuanenses Big Band Jazz de México y Raúl Di Blasio, y que hicieron de la presentación un derroche de nostalgia,  sentimiento y alegría  donde no podía faltar  “Balada para Adelina” y fragmentos de otras grandes obras al piano que aderezó con anécdotas de cómo en ocasiones le impedían interpretar en algunos teatros mexicanos melodías de José Alfredo Jiménez.

Big Band Jazz de México hizo su aparición y mostrando su capacidad durante más de una y porque durante 20 años se han posicionado como una gran organización, ellos antecedieron a la presentación de  Raúl Di Blasio como su invitado especial y armónicamente concluyeron un inolvidable concierto donde melodías como “Corazón de niño” fueron la que más le pidieron y complació.

Al inicio de su presentación apenas subió al escenario se dijo “triste”,  porque personas cercana a en Miami, Florida donde reside, cercanas estaban pasando dificultades pero feliz de en fecha cercana a las Fiestas Patria regresaba al “lugar que amo profundamente”, se presentó en Tijuana.

Agregó: “mi corazón vive en este México que acaba de ser golpeado hace unas semanas” y se preguntó ¿Qué está pasando con nosotros, qué está pasando con nuestro planeta, qué está pasando con la vida y qué está pasando con el amor? Y dejó la inquietud en el ambiente.

Ya dueño del escenario y atención de los asistentes al Teatro del Cecut, precisó

“Entonces, vengo emocionado, pero vengo a Tijuana, vengo a Baja California,  ¿quién no goza, quién no puede ser feliz en esta tierra generosa? y comenzó una noche en la que durante todo el concierto le aplaudieron y cantaron con él, y al igual que con la Big Band Jazz de México. Ahí comenzó lo que fue un gran concierto.