Los robos de bases…

POR ALFONSO ARAUJO BOJORQUEZ

Los robos de bases no son tan espectaculares como los jonrones.

Los robos en el siglo XIX, eran, si se avanzaba una base extra. Por ejemplo: si estaba en primera base y con un imparable llegaba a tercera, se le marcaba robo. Si estaba en tercera base y con rodado al cuadro llegaba al pentágono, también se le daba un robo.

A partir de 1897, se reglamentaron los robos de base, tal como son en la actualidad, con pequeños cambios, como cuando sale un corredor a la siguiente base y aunque haya wild.pitch o pasbol, de todas maneras es robo.

La marca de robos en forma individual y colectiva en nuestro béisbol, tiene muchos años vigente. Alfredo “Yaqui” Ríos  con Guaymas, impuso en la primera temporada de la Liga Invernal de Sonora, el récord de 12 estafas, cantidad que fue superada por David García de los Rieleros en la segunda campaña con 17.

La llegada del michoacano Pancho García a los Yaquis en 1962-63, se convirtió en el jugador que rompió marcas, primero sumó 21 robos en esa temporada, subió a 37 un año más tarde y cuando los Yaquis ganaron su primer banderín, el michoacano terminó con 49 robos, cantidad que parecía difícil de superar, hasta que llegó el moreno Mike Cole con los Algodoneros de Guasave, dejando muy atrás la marca de Pancho, al terminar con 58.

Algunos se acercaron un poco a ese récord, pero han quedado cortos.

El primer equipo en imponer récord de robos en una temporada, fueron los Ostioneros de Guaymas con 43 en 1958-59, los Rieleros de Empalme, consiguieron dos más, al año siguiente.

Los Yaquis por varios años se distinguieron por su velocidad, pues primero se quedaron con la marca con 83 en 1965-66. Diez años más tarde, los Mayos se quedan con el récord con 97, destacando el americano Bob Detherage con 17, Bob Jones con 13, Jerry White con la misma cantidad y el mexicano Jorge Orta con 10.

Obregón recuperó la corona de robos con 125 estafas en 1981-82, siendo el mejor el nicaragüense David Green con 26, Juan Navarrete y Leo Valenzuela con 19, Stan Davis con 17, Darryl Sconiers con 17 y Toño Villaescusa con 10.

Los Yaquis tienen también grandes marcas de robos en una entrada y en un partido.

El domingo 7 de diciembre de 1975 en Navojoa, se estafaron 6 bases en la quinta entrada, siendo dos de John Scott, dos de Juan Navarrete, una de John Balaz que fue el home, mientras Paquín Estrada se robaba la segunda.

Los primeros cuatro robos, fueron mientras lanzaba Ernesto Córdova y las dos restantes con Ramón Guzmán en la loma. Obregón ganó ese juego por 6-4.

Después se estafaron 9 bases en un juego celebrado en el “Tomás Oroz Gaytán”, el martes 12 de enero de 1971, cuando ganaron por 7-3 a Guaymas.

Las estafas fueron de Leon Brown, John Lowenstein y Hal Breeden con dos cada uno, Dusty Baker, Paquín Estrada y Carlos Casa con uno…Después más lanzamientos.