Génesis Preciado, por otro ciclo dorado en el tae kwon do

Su perseverancia le ha servido para ganar varias medallas en la Olimpiada Nacional pero también viajar a la Universiada Mundial

Tijuana.- El corazón de un buen practicante de las artes marciales se denota dentro y fuera del área de combate, y representar a tu país, a tu Estado y a la universidad, son emociones que han marcado la carrera deportiva de Génesis Noemí Preciado Escamilla.

 

Desde muy chica está inmersa en el mundo deportivo, en su casa es casi una obligación que todos hagan deporte, así que ella lo tenía siempre muy claro, desde los 4 años ya se andaba preparando y dando saltos de un lado a otro en la gimnasia.

 

Ese fue el principio, el Génesis de todo, para la tijuanense campeona en la Universiada Nacional, que también probó suerte en otras disciplinas como la natación, futbol y el voleibol que tampoco la llenaba por completo, fue hasta que llegó al Tae Kwon Do cuando encontró su lugar.

 

A los doce años se inició como alumna, en donde poco a poco y en base a buenos resultados, consiguió ir destacando. El 2016 marca su despegue al clasificar a su primera Olimpiada Nacional, en la categoría de juvenil menor, dentro de la división de -68 kilos.

 

La tijuanense subió de nivel y entró en el preselectivo nacional en donde logró el segundo lugar, perdió la final por punto de oro, sin embargo, comenzó a darse cuenta que solamente con mucha disciplina podía llegar a lograr cosas más grandes.

 

El 2018 fue su primer año en la categoría de adultos y en el proceso fue madurando en cada competencia en la que era convocada, para llegar su mejor momento el 2019 tras conquistar el oro en la Olimpiada Nacional.

 

El trabajo comenzaba a rendir frutos y también logró ganar el año pasado la Universiada Nacional, clasificatorio a la Universiada Mundial 2019 que tuvo lugar en Nápoles, Italia donde se quedó en cuartos de final, teniendo su base de concentraciones en el CNAR.

 

Con tan solo 19 años de edad, esta joven con un rostro sereno y piel blanca, con 1.80 metros de estatura, un poco retraída y callada, cabello largo y sonrisa que encanta, quiere repetir la experiencia del año pasado, por lo que entrena en el CAR Tijuana de lunes a viernes, y en ocasiones también los sábados, bajo las órdenes del entrenador Andre Yamaguti.

 

“En el Tae Kwon Do debes de querer superarte, tener mucha disciplina, ser aguerrido, persistente y nunca bajar la guardia, pues el que persevera alcanza”, comentó tras dos horas de entrenamiento.

 

Soportando el frío propio de la temporada invernal, trabaja al mismo ritmo que el resto de sus compañeros, de 5 a 7 de la tarde en el tatami de la cancha de usos múltiples.

 

Ahí nos confiesa que admira a María del Rosario Espinoza, por sus méritos, “ella es como el máximo referente que tenemos todos los taekwondoínes, es la imagen del Tae Kwon Do en México”.

 

Algún día le gustaría poder llegar a tener ese nivel, como el de Rosario Espinoza, siendo su meta llegar a ser convocada a la selección mexicana y asistir a unos Juegos Olímpicos.

 

Sobre su compañera Daniel Souza Naranjo, comentó Génesis que la admira mucho, “ella va para algo grande. Es un ejemplo para todos los que fuimos sus compañeros en algún momento de su vida y que entrenamos con ella, ella nunca reniega del trabajo, siempre sonriendo; va para cosas grandes”.

 

Sobre el manejo de las emociones al momento de salir a competir, confesó que “a mí me pasa que me bloqueo, ya hasta que estoy adentro del área y el juez dice empieza la pelea, ahí es cuando suelto todo, se me quita el miedo, y tengo que ser yo la que suelta la primera patada para concentrarme, es eso, entrar con esa adrenalina que te mueve todo y ahí dejar lo que entrenaste en ese ciclo”.

 

Génesis ha sabido combinar muy bien su carrera deportiva con los estudios, estudia en la Facultad de Contaduría y Administración en la licenciatura de Negocios Internacionales donde cursa el cuarto semestre. La primaria la hizo en el Instituto San Angel, en la Colonia Obrera 2da Sección, la secundaria en el Siglo XXI, y la Prepa en la Lázaro Cárdenas (dos años) se salió en cuarto semestre y terminó en la Siglo XXI.