Reconocen amigos de Pedro Ochoa su labor  en el Cecut

Reconocen amigos de Pedro Ochoa su labor en el Cecut

Al evento en su honor asistieron personajes  del sector cultural, artístico, académico, empresarial y político

Reconoció la influencia en su formación de Jesús Ruiz Barraza, Héctor Lucero Antuna y Amador Rodríguez Lozano

 

Raúl García Salguero

Tijuana.- A tres meses de concluir su gestión en la administración federal, amigos de Pedro Ochoa Palacio,  director del Centro Cultural Tijuana (Cecut),  encabezados por el doctor Juan Medrano Padilla y Andrés Chavarin,   organizaron una comida, reconocimiento y concierto.

La reunión se realizó en el salón social de Villa Saverios al que asistieron personajes  del sector cultural, artístico, académico, empresarial y político de ambos lados de la frontera, para destacar la labor que realizó al frente del Cecut que durante su gestión registró cerca de 10 millones de visitas, un 15 por ciento más que el sexenio anterior

Pedro Ochoa en un emotivo mensaje a los asistentes a la comida en su honor a la que asistió con su familia agradeció el homenaje precisando que era sorpresa pero se enteró cuando el primer en advertirle fue Carlos Mora, oye compadre, que te están haciendo una comida homenajes ¿ya sabias?, narró al tomar la palabra.

Entre agradecimientos, platicó a sus amigos la trayectoria que comenzó por su pasión que tuvo por la cultura mexicano y las enseñanzas familiares, sus estudios desde la primaria donde fue declamador y las emociones que vivió cuando hizo un viaje a la Ciudad de México y los libros que lo han marcado y la sugerencias de lectura que le hizo Rubén Vizcaino

En una parte de su mensaje, reconoció la influencia en su formación emocional e intelectual de personajes como el maestro Jesús Ruiz Barraza, Héctor Lucero Antuna, Amador Rodríguez Lozano, Mario Ortiz Villacorta y Diego Valades  y  conoció a destacados intelectuales como Carlos Fuentes, José Luis Cuevas, Elena Ponitawoska, Jorge Castañeda, Rafael Tovar y de Teresa, Guadalupe Loaeza, entre muchos otros que le perimieron diferentes enseñanzas.

Recordó que son ya 32 años dedicados al servicio públicos, 24 de ellos a la promoción cultural en diferentes dependencias destacando dos periodos en el Centro Cultural.

Después de recibir la placa de reconocimiento, artistas de la localidad ofrecieron un concierto con canciones como Peregrina, Si me comprendieras, Dos Gardenias, Esta tarde vi llover, Mucho Corazón, Amapola, Que Memoria tienes, La Bruja, Arránchame la vida y Silverio Pérez.

Antes de finalizar el evento, Pedro Ochoa tuvo la oportunidad de pasar a cada una de las mesas a saludare a sus amigos, la asistencia fue muy selecta y estuvo acompañado de su mama Olga, su hijo Pedro, sus hermanos Marco Antoio y Federico, sus cuñadas Julieta y Maribel, sus sobrinos María Sofía, Andrea Arantxa y Marco Alberto, solo faltó su hijo Pablo Diego que vive en la Ciudad de México así como las personas más allegadas de su oficina.

El salón lució algunas sillas vacías, la falta de una efectiva coordinación impidió que muchos amigos, empresarios, líderes de opinión y periodistas que deseaban asistir a la comida en honor a Pedro Ochoa al solicitar información sobre el evento percibieron la poco pericia en la organización de eventos de quienes prepararon el reconocimiento.