ENSAMBLE VOCAL ÓPERA AMBULANTE CELEBRÓ AL BEL CANTO EN SU DÍA

ENSAMBLE VOCAL ÓPERA AMBULANTE CELEBRÓ AL BEL CANTO EN SU DÍA

La cuarta edición  de esta Gala Conmemorativa estuvo dirigida por Mario Montenegro y contó con artistas invitados, cantantes y músicos que dieron forma a esta fiesta por la ópera.

 

 

 

 

Tijuana.- El público fronterizo que asistió al concierto celebratorio del Día Internacional de la ópera en la Sala de Espectáculos del Centro Cultural Tijuana se deleitó con un selecto programa de bel canto con las voces del Ensamble Vocal Ópera Ambulante.

 

La cuarta edición  de esta Gala Conmemorativa estuvo dirigida por Mario Montenegro coordinador del Ensamble Vocal y contó con artistas invitados, cantantes y músicos que dieron forma a esta fiesta por la ópera.

 

El Largo al factótum de Il Barbiere di Siviglia de Giocchino Rossini fue interpretado por Jorge Chinolla, barítono, y fue seguido por  La calunnia è un venticello de la misma obra con la voz de Felipe Pérez, bajo.

 

El programa continuó con la interpretación de Un soave non so che, pieza de la Cenicienta a cargo de Ivanna Valadez, mezzosoprano, y José Luis Villarruel, tenor; Manuel Paz, tenor ofreció entonces Sì, ritrovarla io giuro también de La Cenerentola.

 

Son pocchi fiori de la ópera L’Amico Fritz de Pietro Mascagni fue ofrecida por Armida Olachea, soprano; seguida por Ana Laura Rojas, mezzosoprano que interpretó Voce di donna o d’angelo de La Gioconda, del compositor Amilcare Ponchielli; È la solita storia del pastore de L’Arlesiana compuesta por Francesco Cilea, fue interpretada por el tenor Marco Antonio Labastida.

 

La soprano Norma Navarrete interpretó Tacea la notte placida de la ópera Il Trovatore de Giuseppe Verdi, acompañada al piano por el maestro Iván Mares; Dich, teure Halle de la obra Tannhäuser, de Richard Wagner fue ejecutada por la soprano Samantha García; Plus grand dans son obscurité de la obra La Reine de Saba de Charles Gounod, estuvo a cargo de Eva Monroy, mezzosoprano.

 

En tanto que la mezzosoprano Carolina Orozco, personificó a Juana de Arco con Adieu, forêts de Piotr Ilich Chaikovski, acompañada al piano por la maestra Elena Galitskaia; Manuel Paz, tenor y Javier Carrillo, barítono ofrecieron entonces Au fond du temple saint de Les Pêcheurs de perles de Bizet, que fue seguida de Casta diva de la ópera Norma de Vincenzo Bellini, que unió las interpretaciones de Margarita Lara, soprano y el Ensamble Vocal del CECUT.

 

El público se volcó en aplausos a lo largo de todo el concierto manifestado su acuerdo con participaciones del talento regional que dio muestra del sólido arraigo que el bel canto tiene e hizo del final un apoteósico homenaje a la ópera aplaudiendo Mercé dilette amiche de la ópera I vespri Siciliani de Verdi, que entregaran Zully Martínez, soprano